CENIT portavoz de la regional exterior de la cnt-ait

"SI CADA REFUGIADO ESPAÑOL NARRASE SIMPLEMENTE LO QUE HA VIVIDO, SE LEVANTARÍA EL MÁS EXTRAORDINARIO Y CONMOVEDOR DE LOS MONUMENTOS HUMANOS" FEDERICA MONTSENY, 1978

20 octubre, 2005

Ante el fallecimiento de Haro Tecglen


ANTE LA MUERTE DE HARO TECGLEN (Sindicato de Artes Gráficas de CNT)
Nos quedamos con la satisfacción y la alegría de haber tenido a un compañero que nos recordó en cada artículo, en cada columna, en cada libro, en cada charla, en cada uno de los dardos radiofónicos lo difícil, pero a la vez hermoso, que es buscar el resquicio por el que poder escaparnos a la libertad. Los teatros de Madrid, los medios de comunicación y los indomables perdemos, sin Eduardo Haro Tecglen, algo de nuestra memoria pero conservamos su lúcida ironía para soportar mejor el acoso y derribo al que tienen sometido al ser humano el poder, la injusticia y la desigualdad.
Madrid, 19 de octubre de 2005
El equipo del periódico CNT y Sindicato de Comunicación y Artes Gráficas de la Confederación Nacional del Trabajo.
ANTE EL FALLECIMIENTO DE HARO TECGLEN (Secretariado Permanente del Comité Nacional de la CNT )
Antes de nada expresar nuestras condolencias a sus familiares, que hacemos extensiva a sus amigos y a quienes han trabajado con el.
Es inevitable el sentimiento de perdida por la muerte de Eduardo Haro Tecglen. Un ejemplo de dignidad, de independencia, de pensamiento crítico, desde sus planteamientos de hombre profundamente de izquierdas, pero siempre con honestidad y clarividencia.
Recordamos sus muchas colaboraciones en el periódico “cnt”, y su presencia en muchísimos actos, conferencias y charlas organizados por nuestro sindicato, a los que siempre que pudo acudió desinteresadamente. Hoy queremos expresar el respeto que sentimos por él los hombres y mujeres de la CNT.
En sus artículos, en sus libros, en la memoria de todos los que le hemos conocido, queda la semilla de la libertad.
Sevilla, a 19 de octubre de 2005
MUERTE ACCIDENTAL
(por Eduardo Haro Tecglen)
El Pais Digital, Martes 19 de Diciembre del 2000, Nº 1691
Oí por radio que un militante de la
CNT (Confederación Nacional del Trabajo, anarquista) había sido asesinado de un golpe en la estación de Atocha, cuando repartía propaganda de su sindicato. Fui a ver las primeras páginas de los periódicos y no hallé nada. Miré por dentro, pensando que era una víctima de segunda.
No; era de tercera: estaba en las páginas locales de Madrid, en pequeñas columnas mal informadas, o poco: probablemente, por quienes les facilitaron los datos. Uno decía que lo que repartía era propaganda de una tienda próxima; otro, que murió al caer contra el asfalto; otro le suponía sólo herido. Bueno, esta historia no tiene la grandeza de un atentado terrorista: el anarquista repartía propaganda, uno de los que la leyeron se indignó tanto que cometió el supuesto homicidio. Un sucesillo.
Esta Muerte accidental de un anarquista, como tituló Dario Fo -y aun así le dieron el Nobel-, no puede tener funerales nacionales, ni mensajes reales; no irá el presidente del Gobierno ni el de la Comunidad. Tampoco él lo querría así, ni sus compañeros. Les daría vergüenza. Pero sí querrían que se ampliara un poco la información de lo que pasa. Alguien, probablemente uno de la derecha, mató al sindicalista que repartía simplemente propaganda política.
La palabra anarquista aparece en cambio en todos los periódicos para citar unos paquetitos bomba dirigidos a dos compañeros del periodismo, y eran tan poco eficaces que no pasaron de la estafeta de Correos. Juego de niños, viene a decir hasta el Ministerio del Interior, que señala a personas sin infraestructura, probablemente muy jóvenes, que hacen estas cosas en sus domicilios. No importa: la prensa especializada los lleva directamente al anarquismo.
La CNT, aliada un día a la FAI (Federación Anarquista Ibérica), es hoy legal, pero tiene muy poca fuerza. Pocos militantes, ningún dinero. En la obsesión interesada por suprimir partidos pequeños, para ir condensando la fuerza política en pocas manos -el pacto PP-PSOE es una culminación-, se aplastó a la Confederación Nacional del Trabajo entre UGT y Comisiones, que cumplen con su trabajo. La misma CNT ayuda con sus frecuentes escisiones.
Pero pienso yo que un militante asesinado por un "fascista de mierda", como decía Cristina Peri Rosi en un poema, merecía alguna explicación mayor, alguna alarma un poco más amplia. Sobre todo en un país tan justamente sensible al asesinato político.

1 Comments:

  • At 9:08 p. m., Anonymous Anónimo said…

    Hay que levantarse compañeros contra este gobierno burges de Zapatones que no nos defiende y permite que nos asesinen.
    HACIA LA REVOLUCIÓN.
    TIERRA Y LIBERTAD

     

Publicar un comentario

<< Home